¿Cómo afilar cuchillos?

Inicio

 
 

Para afilar cuchillos

para afilar cuchillos

Lo que se necesita para afilar cuchillos no es mucho, simplemente se trata de dos cosas, una piedra de afilar y un lubricante.

La piedra de afilar se puede conseguir en distintos formatos, a efectos de afilar conviene que complemente la forma de la hoja metálica del cuchillo que se pretenda afilar.

En el mercado actual se pueden conseguir distintos tipo de piedras para afilar cuchillos, tales como piedras japonesas de agua, piedras con incrustaciones de diamante en la superficie, piedras con distintos porcentajes de arena, etc.

La elección de la piedra que se utilice para afilar cuchillos guarda relación con la función y la preferencia de cada usuario, por lo general cada persona prueba diferentes tipos de piedras para afilar y elige la que mejor resultado le dé.

   

Piedras y lubricantes para afilar

En el caso de que se busque piedras para afilar cuchillos de alta calidad, es muy probable que lo que encuentre sean piezas afiladoras de precios bastante caros. Sorprendentemente el tipo de hoja que tenga un cuchillo y su calidad, se corresponden directamente con el tipo de piedra de afilar que más se adecue a su material y también a su precio.

En el caso de las navajas de bolsillo no es necesario contar con un sistema para afilar demasiado complejo, de hecho las piedras para este tipo de cuchilla se consiguen con facilidad en cualquier ferretería por un precio muy accesible.

Como se ha dicho anteriormente, para afilar un cuchillo se requiere de una piedra, este tipo de piedra suele tener dos caras, en una cara hay un grano en bruto y en la otra cara se puede encontrar grano refinado muy fino. Cuanto más fino sea el grano, más fino es el filo que se consigue y más aguda la forma en que se puede dejar la cuchilla, por lo que se comienza a dar forma en el lado de arena gruesa y se termina de dar forma en la parte de grano más fino.

El tipo de lubricante que se utiliza en la mayoría de los casos para afilar cuchillos es el aceite mineral, los grandes conocedores del tema, los expertos en cuchillos recomiendan siempre utilizar algún tipo de lubricante al momento de afilar, el lubricante puede tener las más variadas calidades, yendo desde el agua hasta el aceite, si bien la mayor parte de la literatura al respecto indica el uso de aceite mineral, no es condición única.

La función que cumple el lubricante en el momento de afilar cuchillos es el de reducir el calor que produce la fricción del metal con la piedra ya que demasiado calor puede deformar la línea de la hoja, la lubricación también ayuda a limpiar los restos de metal, las virutas que se van acumulando como producto de la fricción, hay algunas ferreterías que venden el aceite para lubricar junto con la piedra para afilar cuchillos.

Pasos para afilar a la perfección

Los siguientes son los pasos para afilar cuchillos con la mejor técnica. Primero que todo se debe comenzar por el grano bruto de la piedra, si se tiene una hoja de cuchillo sin ningún tipo de filo se debe comenzar por el lado más áspero, este lado de la piedra suele verse a simple vista, si no se logra detectar de manera rápida, se puede probar rayar la superficie con una uña y así notar el lado que se siente más duro, por allí empezar. La preparación de la piedra es muy importante, si se va a utilizar algún tipo de lubricante, se debe verter una cantidad abundante de aceite mineral en toda la superficie de la piedra, la cantidad debe ser suficiente como para que se pueda ejecutar la operación sin mayores complicaciones.

El paso siguiente es extender el cuchillo en la piedra y elevarla a un angulo de 10 o 15 grados, los expertos señalan que para afilar cuchillos, la clave está en mantener un angulo constante. Los diferentes cuchillos requieren distintos ángulos de afilado. Por ejemplo, para una navaja de bolsillo se requiere un angulo de 10 a 15 grados, esto le da la ventaja de ser lo suficientemente aguda como para cortar láminas finas de carne.

El hecho de mantener con la mano, un ángulo constante, requiere de mucha práctica y de conocer el ángulo apropiado para cada ocasión. Al comienzo, cuando se empieza a afilar la primera cara de la hoja, con la cuchilla puesta en el ángulo perfecto, los movimientos debieran ser como cuando se está tallando un trozo delgado de la superficie de la piedra en otros casos solo se rozan ambas partes.

En los casos en los que la hoja del cuchillo se curva o si es más larga que la piedra, hay que pasar la hoja de lado a lado a medida que se afila, aplicando siempre una presión moderada para conseguir un filo uniforme.

boton contacto detalle cuchillo